Caminemos juntos y visualicemos los futuros de la educación con optimismo y esperanza.

La XXXV Convención Nacional será una oportunidad para que todos compartamos criterios y experiencias comunes, que nos enriquezcan tanto espiritual como personal y profesionalmente.